Creativos disfraces


Cada año, Lola Echevarría diseña, con motivo de la celebración del Carnaval, creativos disfraces que ella misma realiza para toda su familia. Desde pequeña le ha fascinado este tipo de creación pero, además, organiza teatros infantiles, pinta, cose bolsos...

Lola, ¿cuándo comenzaste a crear disfraces?
Es mi afición desde pequeña: me encantaba, cuando era Carnaval, rebuscar cosas en casa de mi madre y disfrazarme; luego, iba a casa de mis primas y las animaba, nos dábamos una vuelta, bajábamos a El Pilar disfrazadas...
El primer disfraz que tuve, sin embargo, fue comprado: yo fui de princesa y mi marido, que entonces era mi novio, de mago; después empecé a hacerlos yo misma: fuimos yo de china y él de chino, de mejicana y mejicano... y claro, año tras año vas perfeccionándolos cada vez más.
¿Qué tipo de materiales utilizas para hacer tus creaciones?
Sobre todo compro telas, casi siempre aquí, pero si quiero algo especial voy a Córdoba. Principalmente trabajo con tela y gomaespuma, pero también con otros materiales como cartón cuando estoy buscando hacer alguna cosa especial.
¿De dónde sacas tus ideas?
Yo es que soy muy creativa (risas). Cuando termina cada Carnaval ya sé el disfraz que me voy a hacer para el año siguiente. Al llegar diciembre más o menos -a veces un poco antes, depende de lo complicado que sea el disfraz- empiezo a prepararlo; y si no me sale algo, pues para eso está mi suegro (risas). Él me da ideas sobre cómo podemos hacer algo que yo no sepa o que sea un poco complicado. Pero de un año para otro ya lo tengo pensado... ¡es que me gusta, no puedo remediarlo!
¿Haces otro tipo de manualidades?
Me gusta pintar, lo que pasa es que ahora no tengo tiempo, pero he pintado bastante. También he hecho bolsos y, la verdad, los he vendido bien. Lo que pasa es que es un trabajo que necesita una dedicación total, antes tenía más días libres y me ponía a hacer bolsos, pero es algo que no está pagado... Llega aquí mucha gente preguntando por ellos pero les tengo que decir: “¡que lo he dejado ya!” (risas).
¿Cómo has aprendido a hacer estos trabajos?, ¿te ha enseñado alguien?
No, no me ha enseñado nadie. Mi madre dice que mi abuela era así, que le gustaba todo esto... ¡será por eso! Pero no, nadie me ha enseñado.
¿Participas en algún proyecto creativo, además de realizar originales disfraces?
Junto a una prima y una amiga hemos formado un grupo de animación infantil, 'El bosque animado'. Empezamos haciendo un teatro de guiñol con cajas, estuvimos en el colegio con una obra para celebrar los Reyes [Magos] y, a partir de ahí, como nos gustó tanto, me pedí para Reyes un teatro de guiñol de madera, sin pintar, grande... ¡y ellos me lo trajeron! (risas). Entonces lo pinté y decoré como si fuese un bosque, y a partir de ahí ya empezamos a plantearnos formar un grupopara cumpleaños, celebraciones... Hacemos un canta-juego, un musical infantil... y así utilizamos también los disfraces que yo ya he hecho. Además, creamos efectos como los del programa 'El Hormiguero': hacemos, no 'magia potagia', sino 'ciencia potagia'.
También me gusta organizar cumpleaños: por ejemplo, el de mi hijo es en agosto, y ya estoy preparando a cada uno de los niños que va a venir una capa de superhéroe... ¡Ya estoy con ello porque tiene mucho trabajo!