Entrevista al Párroco

José Antonio Jiménez Cabello

José Antonio Jiménez Cabello

Párroco de La Carlota


José Antonio tiene 28 años nació en Benameji (Córdoba), con 12 años ingreso en el Seminario Menor de Córdoba, donde estudio secundaria y bachillerato, una vez pasada la prueba de selectividad, pasó al Seminario Mayor donde se licenció en Estudios Religiosos, al terminar esta licenciatura adquirió el titulo de diacono como paso previo a ser sacerdote en 2008. Una vez ordenado como sacerdote, ese mismo día recibió del Obispo el  destino de La Carlota que ha sido el único que ha tenido como cura.

En Julio de 2008 empezó como vicario parroquial auxiliando y ayudando al Párroco de La Carlota, y en marzo  de 2012 fue nombrado administrador parroquial, que es un nombramiento provisional en ausencia de un Párroco. El 30 de junio de este año ha sido nombrado oficialmente Párroco de La Carlota, y tomará posesión el día 29 de julio de 2012.

Pregunta. ¿En que consiste el acto de nombramiento oficial de párroco de una parroquia en concreto?

Respuesta. Es una liturgia muy concreta, tienes que asumir la sede, que es la silla donde se sienta el sacerdote para poder dirigir la palabra de Dios. Así mismo tienes que acercarte al confesionario de forma simbólica ya que vas a administrar ese sacramento como párroco. Posteriormente te diriges a la pila bautismal que es el sitio donde se bautizan los nuevos cristianos y por último recibes la llave del Sagrario. Con todos estos símbolos te identificas como responsable de la parroquia.

P. ¿Cuántas personas estáis en la actualidad desarrollando vuestras funciones en la parroquia de  La Carlota?

R. Pues en la actualidad estoy yo como párroco, existe nombrado un vicario parroquial que me ayuda, que en la practica somos un equipo de iguala a igual que nos repartimos las labores que tengamos que realizar en el día a día.

La Carlota cuenta también con cuatro hermanas religiosas de la orden franciscana, que nos ayudan en las labores y actividades que se realizan en nuestro pueblo y sus departamentos.

P. ¿En que cosiste vuestra labor diariamente?

R. La gente piensa normalmente que el cura sólo se dedica a dar misa y poco más, pero desarrollamos más funciones. Personalmente yo también soy capellán de un colegio religioso en Córdoba, por lo que gran parte de la mañana me dedico a esto durante dos días a la semana en el curso escolar. La parroquia tiene una funcionalidad para la gente que quiere investigar en nuestros archivos parroquiales, a esto dedican otras dos mañanas, ya que el sacerdote tiene que custodiar el archivo y vigilar el cumplimiento de la ley de protección de datos. Así mismo tenemos establecido un horario para atender a la gente a la hora de pedir sacramentos, de pedir misas, etc.

Por otro lado realizamos visitas a los enfermos, a los que nos avisan sus familiares, y podemos hacerlo desde tres aspectos: visitarlo simplemente, se puede visitar y llevarle sacramentos, o simplemente llegar e interesarse por ellos y saludarlos sin petición previa.

Semanalmente, dado el volumen que tiene esta parroquia, dedico una mañana a temas administrativos, ya que soy el responsable de esta labor.

Por las tardes nos dedicamos más a labores que si se ven, impartimos los cursos de catequesis preparativa para las comuniones; también damos catequesis de pos-comunión, y catequesis de confirmación.

También existen diferentes grupos que una vez al mes reciben formación concreta, como son grupos de las hermandades, de cáritas, de liturgia, la asociación de viudas, sección de la adoración nocturna, cursillos pre-bautismales, cursillos prematrimoniales, etc.

Todos los días se celebra misa en La Carlota, y en fines de semana en el núcleo y en los diez departamentos. En la actualidad hay dos aldeas que no las llevamos desde la Parroquia de La Carlota sino que recibimos el apoyo del párroco de Guadalcazar estas son Las Pinedas y La Chica Carlota.

P. ¿Qué labor social se desarrolla desde la Parroquia?

R. Dada la actual situación en que vivimos nos desbordan las necesidades que tiene nuestros vecinos; la parroquia cuenta con Cáritas Parroquial en donde nos ocupamos de la distribución de alimentos, que se nutre de fondos a través de una cuenta de la parroquia donde se ingresan tanto por parte de la parroquia a través de sus tasas, de donativos mensuales, y de algunas colectas concretas. Me he propuesto poner a partir de ahora un extracto de esta cuenta para que sea conocido y que exista total transparencia.

Se distribuyen alimentos una vez al mes, entre una lista de unas doscientas familias, y un número de entorno a las setecientas personas a día de hoy, por lo que preparamos unas 50 bolsas semanales, todo ello coordinado con los servicios sociales comunitarios del ayuntamiento.

Nos gustaría poder ofrecer mas ayuda pero la situación ha hecho que nuestros proveedores, principalmente el banco de alimentos, también se vea resentido por la actual crisis, esto lo suplimos en la mayoría de las ocasiones gracias a la colaboración de los establecimientos locales y de campañas tipo la operación “Kilo”.

Pero no sólo atendemos la falta de alimentos, nos encontramos con el problema de la vivienda y de los suministros domiciliarios, que también atendemos, en la medida de nuestras posibilidades y siempre asesorados por los servicios sociales, atendemos cuestiones puntuales nunca podemos atender este tipo de necesidades de manera continua, ya que tenemos recursos limitados y variables.

Incluso atendemos coyunturalmente a personas, que identificamos a través de la policía local y  que no tengan donde dormir una noche, y para ello nos hemos puesto en contacto con algunos hostales de la localidad con los que hemos llegado a un acuerdo para poder así ofrecerle un sitio donde asearse y poder dormir una noche.

P. ¿Cómo os organizáis para llegar a La Carlota más los ocho departamentos que dependen de esta parroquia?

R. La organización es difícil, aquí el coche es imprescindible, eso esta claro. Sobre todo es el fin de semana, cuando a pesar de estar dos sacerdotes, a veces pueden surgir problemas personales, enfermedad, etc., que si que imposibilita el poder llegar a los sitios.

La verdadera lastima de ser cura de La Carlota es no poder tener una buena atención a las aldeas, ya que vas de prisa a decir misa y corriendo para otro lado, y así no llegas a compartir la vida diaria de los vecinos de los departamentos.  

Las mismas monjas que nos ayudan, cuando me dicen que van a cambiar a una hermana por otra, lo primero que pregunto, es por el carné de conducir, ya que aquí es primordial, para poder hacer nuestra labor en los departamentos.

P. ¿Qué labor realizan las Hermandades religiosas en La Carlota?

R. Las Hermandades a lo largo del año también realizan su función social, ellas colaboran  con Cáritas, destinan unos recursos propios de ellas para sacar adelante la obra de Cáritas, y en vez de llevar a cabo proyectos de cooperación con otros lugares en estos momentos prefieren atender las necesidades más cercanas en nuestro propio pueblo.

Sinceramente, tengo que decir de las Cofradías de la localidad lo hacen muy bien, vienen desarrollando su labor de una manera muy cercana al sacerdote, de manera coordinada con la parroquia. En el ámbito social donde yo les demando mas ayuda me responden muy bien.

P. ¿Qué actividades realiza la parroquia con los jóvenes?

R. Pues desde hace algunos años organizamos los campamentos de verano en El Rocío, donde nos esforzamos muchísimo, pero que merece la pena realizar esta actividad cristiana con más de 100 chicos y chicas de La Carlota, que durante algunos meses, están entorno a La Iglesia con los trabajos de preparación.

Muchas gracias, José Antonio por dedicarnos este tiempo y por darnos a conocer vuestra labor, y esperamos compartir con vosotros las actividades que realicéis en el futuro.