La Asociación de Amigos del Ecomuseo de La Carlota

Tito Barrena

Entrevistamos al presidente de la Asociación de Amigos del Ecomuseo de La Carlota, y de las Nuevas Poblaciones Carolinas, Antonio Carmona. Asociación que se encuentra inscrita en el Registro Municipal de las asociaciones vecinales de La Carlota.

Hola Antonio ¿Cuándo se creó la asociación que presides y cuáles son los principales objetivos que tiene?
Nuestra Asociación se creó el día 21 de diciembre del año 2.012, aunque empezamos con este movimiento asociativo en el año 1.999, cuando fundamos la asociación Ad Aras de amigos del museo de La Carlota. Respecto a los objetivos más importantes que tenemos son; primero apoyar la creación de un Ecomuseo en La Carlota, según el proyecto que redactó Javier Tristel, después el realizar talleres y actividades con el fin de que no se pierdan tradiciones y costumbres, como por ejemplo la de los huevos pintados. Asimismo, queremos colaborar, en la medida de nuestras posibilidades, con otras Colonias con las que compartimos una misma historia e incluso con las poblaciones de origen de los colonos, con la finalidad de ampliar nuestro conocimiento sobre la colonización.

Cada año la asociación organiza, junto al Centro de Estudios Neopoblacionales, que preside Adolfo Hamer, un ciclo de conferencias de diversas temáticas, aunque siempre están relacionadas con el proyecto del Ecomuseo. ¿Cuántas conferencias habéis organizado hasta la fecha, cuáles han sido los asuntos sobre los que han tratado y cuantas personas asistieron a ellas?
El número de asistentes a las conferencias has oscilado entre las 30 y 60 personas. Indiscutiblemente no son unas cifras espectaculares, aunque para nosotros ha significado todo un éxito, si tenemos en cuenta que la cultura desgraciadamente interesa a pocas personas en general. De todas formas queremos seguir con estos ciclos de conferencias en colaboración con la CEN que preside Adolfo Hamer

Otro de los objetivos que os habéis marcado, es la realización de talleres que permiten la recuperación y la conservación de diversas tradiciones. ¿Cuáles han sido las principales costumbres que se han recuperado, de que temas trataban y que número de participantes asistieron a los diversos talleres?
Por el momento nos hemos centrados en la tradición del taller de huevos pintados, costumbre que trajeron los colonos centro europeos. Estos talleres no han llegado a perderse, pero no cabe la menor duda de que ya no se practican como antaño. En sus orígenes este taller se hacía en las casas el Domingo de Resurrección, y siempre relacionado con la Semana Santa y enfocado para los niños, algo que muchos de nosotros todavía nos acordamos. Sin embargo con el paso de los años esta tradición ha quedado en manos de gente voluntariosa, como es el caso de Rosalía Wic en la Aldea Quintana. Aunque también alguna hermandad o nuestra propia asociación la consideramos patrimonio inmaterial y que desde el año 2015 lleva a cabo un taller de ese tipo a los niños cada Domingo de Resurrección, que es cuando manda la tradición. Respecto al número de personas que asistieron a los talleres decirte que fueron unos 20 niños, al segundo se aumentó hasta 40, y al siguiente las instalaciones del Ecomuseo se quedaron pequeñas para albergar a los 70 niños que asistieron, circunstancia por la que este año decidimos hacer el taller en el patio del Ayuntamiento.

También habéis celebrado una serie de eventos orientados a la participación de la comunidad y su conciencia histórica, ¿Explícame en que han consistido esta serie de acontecimientos?
El principal evento ha sido nuestro “Dorffest” o fiesta del pueblo. Esta se trata de unas jornadas festivas en las que las personas que asisten pueden disfrutar de una serie de actividades, juegos y bailes tradicionales en una ambientación típicamente alemana con música, comida y bebidas alemanas, como por ejemplo su magnífica cerveza. El primer año se hizo un desfile con los trajes de fiesta de los colonos, según sus diferentes zonas de origen. Para ello hicimos previamente el taller de costura que tuvo un éxito excelente. También se introdujeron Polkas para ambientar, ocupándose de ello el grupo de baile que tenemos dentro de nuestra Asociación. Todo ello nos permite reivindicar nuestros orígenes históricos, tan peculiares, al tiempo que la gente del pueblo pueda participar de todo ello.

Según tengo entendido, también ha existido una colaboración con los distintos pueblos de colonización para el desarrollo de proyectos de interés común. ¿En que ha consistido dicha colaboración?
Hemos colaborado con las colonias de Jaén principalmente. Nosotros fuimos los promotores de la recuperación de trajes de la época de los colonos para las jornadas del “Dorffest” y otros eventos. Gente de asociaciones del resto de colonias mostraron su interés en conseguir los trajes que nosotros estábamos haciendo y decidimos colaborar con ellos aportándoles los patrones y la información necesaria. Por ello se sienten muy agradecidos y nos han hecho un reconocimiento público en agradecimiento por la ayuda prestada. Aldea quemada y Santa Elena nos entregaron unas placas, Arquillos un obsequio y Montizón una medalla.

Del mismo modo, vuestra asociación ha organizado una serie de viajes a las colonias de Sierra Morena. ¿Cuándo se produjeron dichos viajes y con que objeto se produjeron?
Dentro de nuestros estatutos está la promoción de este tipo de colaboraciones y el fomento del conocimiento del resto de las colonias por eso organizamos cada año un viaje a las colonias de Jaén. Establecemos contactos y amistad, algo muy importante para nosotros.

¿Cuáles han sido los proyectos y actividades de colaboración con las distintas localidades de origen de los colonos?
Principalmente nuestra colaboración ha sido con el hermanamiento que se ha llevado a cabo entre La carlota y Konzell. Nuestra asociación propuso el hermanamiento a la concejala Carmen Suanes y el equipo de gobierno aceptó la iniciativa. El convenio de hermanamiento que se firmó fue traducido al alemán gratis por una de nuestras socias, Fede Ott, una alemana nativa afincada en Denia, como colaboración al proyecto. También se encargó de traducir el texto de la placa que se descubrió en la plaza. También nos encargamos de hacer visitas guiadas a la comitiva que vino desde Konzell para celebrar los actos de hermanamiento. Igualmente nos encargamos de organizar el desfile o la llegada de los colonos hacia la plaza de Konzell el día que se inauguró la plaza. Hemos entregado varios presentes al alcalde de Konzell para la asociación cultural Thürriegel y hace poco fuimos a participar en los actos de hermanamiento en Konzell.

¿Qué propósitos más tenéis en curso?
Principalmente ayudar a conseguir un servicio de consulta genealógica para todas aquellas personas interesadas en investigar sus raíces colonas. Ayudar en la elaboración de los árboles genealógicos. Para ello estamos colaborando en la digitalización de los libros de nacimientos, matrimonios y defunciones del registro civil de La Carlota. Nuestra idea es conseguir una base de datos que se pueda consultar. Hay muchísimas gentes que viene a La Carlota a investigar sus apellidos y tienen gran interés. Personas de Barcelona, Valencia y País Vasco, cuyos padres emigraron, pero que siguen teniendo muy presente su origen.
Para finalizar Antonio, ¿Cuáles son las necesidades más importantes que tiene vuestra asociación?
Tenemos muchas necesidades materiales, como equipos informáticos, mobiliario, equipamiento para talleres, etcétera. Pero sin duda, lo que más necesitamos son personas dispuestas a colaborar con todo lo que pretendemos hacer ya que para las poca gente que estamos implicados es una tarea muy grande porque se trata de la historia de nuestro pueblo y se necesitan muchas personas ayudando.