Nuestros mayores celebraron un acto en el pabellón deportivo

El pasado miércoles día 30 de mayo y organizado por el Instituto Provincial de Bienestar Social, (IPBS), que es un instrumento del que se dota la Diputación de Córdoba para la gestión de los Servicios Sociales, prestando especial énfasis en la atención a personas mayores, las familias, la juventud y la infancia, así como en apoyar a aquellas personas que atraviesan momentos de crisis o dificultades, así como aquellos sujetos que experimentan un proceso de adicción, tuvo lugar, con la colaboración de diversos ayuntamientos, un encuentro zonal de personas mayores, en el que participaron los grupos que forman parte de los talleres de envejecimiento activo.
En el acto, que se celebró en el Pabellón Deportivo Municipal de la Carlota, participaron hombres y mujeres mayores de las localidades cordobesas de Posadas, Hornachuelos, Almodóvar del Río, Guadalcazar, Fuente Palmera, Ochavillo del Río y Fuente Carreteros.
En total asistieron 320 mayores de ambos sexos que participaron en una yincana que bajo el lema “Trabaja cuerpo y mente” consistió en pruebas de estimulación cognitiva, ejercicio físico, que se apoyan en el programa de envejecimiento activo del Instituto Provincial de Bienestar Social que dota económicamente a los diferentes ayuntamientos de la zona de trabajo social de La Carlota para promover el envejecimiento activo en los grupos de mayores. Asimismo hubo pruebas de expresión corporal y riso terapia, También hubo una serie de actividades acuáticas, celebradas en la piscina cubierta del pabellón carloteño.
En todos los pueblos de la zona de trabajo social existen talleres de estimulación cognitiva, de refuerzo, de memoria, de atención, concentración, recuerdo, y de lógica, talleres con diferentes actividades para de forma activa, dinámica y lúdica promocionar que los mayores tengan una estimulación del recuerdo y prevenir situaciones de deterioro cognitivo, a través de los famosos talleres de memoria, que se desarrollan en todas las localidades cordobesas anteriormente mencionadas.
La actividad se compuso de quince pruebas en total donde se trabajaba cuerpo y mente, que era el lema. Cada pueblo tenía un color de camiseta
A las nueve de la mañana los mayores disfrutaron de un clásico y suculento desayuno molinero, para seguir con diversas pruebas. Sobre las 12,30 del mediodía los mayores, celebraron un baile de despedida, cada uno con el color de su camiseta, para un poco más tarde disfrutar de un buen refrigerio y una copa de despedida.