La Guardia Civil detiene en La Carlota a dos mujeres como supuestas autoras de un hurto de joyas

La Guardia Civil ha detenido en La Carlota a dos mujeres de 48 y 20 años de edad, como supuestas autoras de un delito de hurto de joyas en un domicilio de la localidad.
La Guardia Civil tuvo conocimiento a través de una denuncia presentada en el Puesto de La Carlota, que se había cometido un hurto de joyas en un domicilio de la localidad, donde autor/es desconocidos habían sustraído varias joyas valoradas en más de 10.000 €.
Inmediatamente, la Guardia Civil se trasladó al lugar indicado y tras verificar lo denunciado, inició gestiones para lograr el total esclarecimiento del delito y la identificación, localización y detención del supuesto autor/es de los hurtos.
La inspección ocular practicada en la vivienda, permitió a la Guardia Civil saber que el ladrón/es para acceder al interior de los inmuebles no habían necesitado forzar la puerta, ni ninguna ventana, así como tampoco habían tenido que escalar o saltar para acceder a la vivienda. Junto a ello, los Guardias Civiles pudieron verificar que las habitaciones no se encontraban revueltas, sino que se habían centrado directamente en el lugar donde la propietaria de la vivienda guardaba las joyas que habían sido sustraídas.
Los datos aportados por los denunciantes, unidos a los indicios obtenidos en las inspecciones oculares, permitieron a los Guardias Civiles comprobar que el hurto pudiera haber sido cometido por personas conocidas de la víctima o del entorno inmediato de la denunciante, ya que sabían el lugar concreto donde la víctima guardaba las joyas.
Junto a ello, en las primeras investigaciones la Guardia Civil, sospechó que las joyas sustraídas podrían haber sido vendidas en algún establecimiento de compra-venta de este tipo de efectos. Ante ello, los investigadores de la Guardia Civil realizaron gestiones en este tipo de establecimientos logrando verificar que en varios de estos locales ubicados en la provincia, habían sido vendidas varias joyas de características similares a las sustraídas, por una vecina de La Carlota de 48 años de edad y por un familiar de la misma, quienes realizaban labores de limpieza en la vivienda.
Con el avance de la investigación, la Guardia Civil pudo concretar el “modus operandi” utilizado por las sospechosas, que básicamente consistía en aprovechar su condición de limpiadoras eventuales del hogar, para cometer los hurtos en el interior del domicilio y posteriormente vender los efectos sustraídos.
Todo ello hizo que la Guardia Civil procediera a establecer un dispositivo de servicio orientado a su detención, dispositivo que permitió localizar y detener a las dos supuestas autoras en La Carlota.