La Diputación de Córdoba y Adif impulsan la puesta en marcha de la Vía Verde de la Campiña

La Diputación provincial y Adif han firmado hoy un contrato que regula el uso de los terrenos correspondientes a la traza ferroviaria cerrada Marchena-Valchillón, en el tramo comprendido en Córdoba, y que supondrá un paso definitivo hacia la puesta en marcha de la Vía Verde de la Campiña.
La firma del citado acuerdo permite la cesión por parte de Adif a la institución provincial de una tramo de vía de algo más de 27 kilómetros y que afecta a los términos municipales de La Carlota, La Rambla, Guadalcázar y la capital cordobesa.
La institución provincial y Adif asumen una relación contractual de 20 años, pudiendo prorrogarse otros 10 años más, acordándose, además, un plazo máximo de dos años para la ejecución de las obras de adecuación que permita la creación de la Vía Verde.
Para el responsable de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, “la firma de este contrato nos ofrece la puesta en valor de recursos endógenos de nuestra provincia, dando respuesta a exigencias de movilidad sostenible, ocio participativo y respeto al medio ambiente, a la vez que impulsamos la reutilización de las vías ferroviarias sin servicio”.
Según Ruiz, “la Vía Verde de la Campiña es un recurso excepcional que gracias a las intervenciones realizadas y a la mejora de infraestructuras va a permitir la cohesión del territorio en torno a este eje”.
“Este proyecto constituye, además, un elemento fundamental para la promoción y dinamización turística de los municipios por los que discurre, permitiendo una proyección homogénea y singular de un recurso medioambiental y turístico de primer orden”, ha señalado Ruiz.
El presidente de la Diputación de Córdoba ha concluido explicando que “estamos ante un proyecto completo que abarca todos los ámbitos, en definitiva, una iniciativa medioambiental, turística, patrimonial y de ocio que pondrá en valor la riqueza y singularidad de nuestros pueblos”.
La vía a la que hace referencia el citado contrato de arrendamiento es la comprendida entre los puntos 63/430 y 90/800, que coincide con el paso de esta antigua línea ferroviaria por los municipios de La Carlota, La Rambla, Guadalcázar y la capital, con una superficie de 703.079 metros cuadrados.
Además de la traza ferroviaria, el contrato incluye los elementos de la antigua infraestructura ferroviaria (puentes y túneles) que se ubican en la misma, con el fin de que sean única y exclusivamente destinados a la puesta en marcha de la Vía Verde de la Campiña.