El taller de huevos pintados de Pascua llena de color el Domingo de Resurrección

La Asociación de Amigos del Ecomuseo de La Carlota y las Nuevas Poblaciones Carolinas celebró, este 16 de abril, Domingo de Resurrección, la tercera edición de la fiesta de los huevos pintados de Pascua, en la que participaron medio centenar de niños a partir de los 3 años de edad.
Muchos de los asistentes acudieron al Centro de Interpretación, lugar de celebración del taller, vestidos con el colorido traje colonial, por lo que estos menores recibieron un obsequio al finalizar el pintado de los huevos.
En esta edición, cabe destacar la utilización, para el tintado de las cáscaras de huevo, de unos colorantes alimenticios más llamativos, de los más variados colores: azules, verdes, rojos, fucsias, naranjas, amarillos… Esto ha sido, sin duda, un aliciente más para que los niños diesen rienda suelta a su imaginación y creatividad en la decoración de estas pequeñas piezas, casi siempre realizada con motivos florales, geométricos, cenefas o muñecos. Además, como cada año, los organizadores decoraron uno de los árboles del Centro de Interpretación con huevos de escayola pintados.
Por otro lado, la mañana finalizó con un juego de origen colonial tradicional por estas fechas en la plaza de la Iglesia, que consistió en recoger, por equipos y lo más rápidamente posible, una serie de huevos coloreados y dispuestos en hileras.
La tradición de pintar huevos en Pascua se ha mantenido viva a lo largo de nuestra historia, a pesar del paso del tiempo; eso sí, se ha celebrado principalmente en el ámbito privado. Sin embargo, en los últimos años se está recuperando de manera colectiva a través de su realización en talleres, concursos y encuentros organizados por asociaciones e instituciones de localidades pertenecientes a las Nuevas Poblaciones de diversas provincias.