La alcaldesa explica la mejora del Camino de la Plata de El Arrecife a sus vecinos y vecinas


La alcaldesa de La Carlota, Rafi Crespín, junto al concejal de Urbanismo, Francisco J. Martín, ha mantenido una reunión con los vecinos y vecinas residentes en el Camino de La Plata de El Arrecife, en la que ha expuesto la actuación de mejora de las infraestructuras que se llevará a cabo en esta vía.
Durante el encuentro, la primera edil ha indicado que las obras dotaran de nuevas infraestructuras para la zona, propiciando un mejor servicio a sus vecinos y vecinas, en cuanto a saneamiento, movilidad de tráfico y peatonal.
Por su parte, Martín ha informado que las obras corresponden a una primera fase y que se proyectará una segunda, para tratar de completar todo el camino que corresponde al termino carloteño.
Esta actuación, cuyo presupuesto asciende a 173.226,68 euros, se ejecutará con cargo al segundo bienio (2014-2015) del Plan provincial de cooperación a las obras y servicios de competencia municipal durante el cuatrienio 2012‐2015 de Diputación de Córdoba.

Las obras que están pendientes por licitarse desde Diputación, tendrá un plazo de ejecución de tres meses.
Los trabajos se concentraran en el Camino de la Plata, en el tramo comprendido entre calle Huelva y calle Los Jazmines.
Con esta actuación se llevará a cabo la renovación del pavimento de la calzada, así como la construcción del acerado. Además, para solucionar los problemas de drenaje superficial, se construirá una red de saneamiento de aguas pluviales, formada por canalización, pozos de registro e imbornales, cuya estructura irá separada de una nueva red de saneamiento de aguas fecales que también se instalará. Por último, se completará la red de abastecimiento de agua potable existente, mediante una serie de conexiones y llaves de paso.
De esta forma, se cumple con los tres objetivos del proyecto, marcados bajo la perspectiva de la política municipal de un urbanismo inclusivo y sostenible: la renovación y modernización de las infraestructuras existentes, adaptándolas a la tecnología actual y ajustándolas a los requisitos medioambientales propios del conjunto; el diseño y tratamiento de los espacios urbanos que den prioridad al peatón frente a la circulación rodada de vehículos; y la supresión de las barreras arquitectónicas, diseñando espacios urbanos accesibles y continuos.