Sociedad de Cazadores de El Garabato


Desde este año, la Sociedad de Cazadores de El Garabato cuenta con una nueva junta directiva. Seis jóvenes -Carlos Wic, Francisco Manuel Wic, Francisco Javier Wic, Antonio Baena, Francisco Javier Ceguero y Martín Gónzalez- han tomado las riendas de esta organización para continuar con la labor que sus predecesores realizaron durante décadas.
En esta ocasión, hemos hablado con el presidente de la junta, Carlos Wic Gómez.

Carlos, ¿desde cuándo eres presidente de la junta directiva?
Desde este año. La junta ha cambiado porque la anterior llevaba muchos años y los que estaban en ella se han cansado. Es difícil llevar esto para adelante, con los papeleos que hay... Por eso nos hemos presentado gente nueva, somos todos de la misma edad mas o menos, de treinta a treinta y cinco años.

¿Desde cuándo existe la Sociedad?
Pues no lo sé exactamente, pero lleva unos veinte años.

¿Dónde soléis ir de caza?
Normalmente cazamos aquí, en el coto de El Garabato. Es un coto federado, no es deportivo. A lo mejor hay gente de aquí que también va fuera, pero cuando vamos todos juntos a cazar lo hacemos en este.

¿Quedáis para ir a algún sitio?
Normalmente, no. Casi siempre estamos aquí, es un coto muy chiquito. Hay algunos que son muy grandes y que tienen dos o tres cortijos; aquí lo que pasa es que, por decirlo de alguna manera, si hay cien fanegas, hay cien dueños. Está formado por muchas cuartillas de tierra y eso trae problemas: hay tantas escrituras, que a veces es un lío.

¿Qué tipo de caza hay en el coto de El Garabato?
Aquí se caza todo lo que es especie menor: conejo, liebre, zorzal, tórtola... Normalmente todos los años hacemos un perol para el pueblo. Además, no es solo por lo que cazas, sino sobre todo por el rato que echas con los amigos.

¿Cómo se pusieron de acuerdo tantos dueños de las tierras para poder crear el coto?
Gracias a ellos, podemos cazar aquí. Eso lo hicieron hace ya algunos años, cuando estaba la anterior junta directiva. Lo malo es que, para averiguar los trámites, los papeleos, temas de firmas... a veces es complicado. Hay muchas cuartillas de tierra.

¿Dónde se sitúa el coto?
El arroyo Garabato pasa por el medio. Va desde la vía, y hace linde con La Carlota. El arroyo le da mucha vida, el 90% o el 100% de la caza la tenemos gracias a él.

¿Qué tipo de caza practicáis?
Pues cada uno lo que le gusta. Normalmente se caza con reclamo. Llevan paralelas, y luego ya al gusto de cada uno: hay quien lleva repetidoras, otros superpuestas para tirar a zorzales, a tórtolas.. Yo también tengo una repetidora para ese tipo de cosas y luego, para la jaula, que es con reclamo, llevo una paralela.

¿Por qué soléis quedar antes de salir?
Normalmente nos juntamos aquí, en el bar, antes de ir a cazar zorzales. Para los conejos, por lo general cada uno va en su grupo. Otras veces nos dividimos por zonas y cada grupo va a una zona.

¿Cada cuánto realizáis una junta?, ¿qué temas tratáis en ellas?
La hacemos anualmente. En ellas aprobamos lo que se ha hecho el año anterior, vemos el tema de las cuentas, miramos si se mantienen las cuotas o hay que subirlas, tenemos una parte de ruegos y preguntas, tomamos nota de lo que quiere la gente... una cosa sencilla.

¿Cuándo comenzó tu afición por la caza?
Desde chico. Iba con mi padre, desde los seis o siete años.

¿Cuántos socios formáis la sociedad?
Somos cuarenta y dos socios y, como te he dicho, en la junta directiva seis.

¿Sois todos de El Garabato?
Sí, somos todos de aquí, aunque algunos ahora vivimos en La Carlota.

¿Quieres añadir algo más?
Pues, como he comentado antes, agradecer a los dueños de las tierras, que nos facilitan que podamos cazar; y también a la junta directiva y a todos los socios: gracias a ellos esto marcha.