Monte Alto y su encinar


Al igual que Los Algarbes, Monte Alto es otro departamento, en este caso el tercero, donde existe el hábitat diseminado.
Esta pedanía atesora, en los aledaños del colegio, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del término municipal de La Carlota. Se trata de un asentamiento del Paleolítico, es decir, de la primera etapa de la existencia del hombre en la Península Ibérica, habiéndose encontrado en él importantes utensilios fabricados por nuestros antepasados más remotos, algunos de los cuales podemos ver hoy en el Museo Histórico Municipal.
Además, en Monte Alto se han documentado también algunos yacimientos arqueológicos ocupados en la etapa romana, como el del Pozo de la Adelfa, donde existió una modesta villa al menos en la época del Bajo Imperio (siglo IV d.C.).
Para algunos autores, el nombre de Monte Alto que recibe el tercer departamento de La Carlota puede provenir del lugar donde se emplaza, es decir, en un “monte alto” próximo a La Carlota, hecho que podemos comprobar muy bien cuando marchamos hacia este departamento desde La Carlota a través del camino que parte de la calle Juan Jiménez, llamado Camino del Cirolar.
No obstante, para Adolfo Hamer es un nombre que aparece documentado por primera vez en los últimos años del siglo XVIII y que responde a la existencia de un área cubierta por un denso monte alto de encinar situada más allá de la casa de labor de El Cirolar e inmediata al monte de los Bermejos.

Fuente: MARTÍNEZ CASTRO, A., La Carlota. Evolución histórica de un territorio, Córdoba, 2010. pp. 268-270.