Feria El Rinconcillo 2014


Los rinconceños han celebrado, un año más, su feria, esta vez del 14 al 17 de agosto. Una gran participación de vecinos y personas de otras aldeas carloteñas y La Victoria han caracterizado estos festejos, en los que las actuaciones de las orquestas 'Ángeles y Demonios', 'Almas de calle' y 'Olivetti' amenizaron las noches.
Por otra parte, a las tradicionales actividades de feria -como la fiesta de la espuma, los torneos de fútbol y las cenas organizadas por la asociación cultural de vecinos 'El Rinconcillo'- se sumaron dos eventos muy especiales: el homenaje a los mayores y la sorprendente actuación de un grupo de baile local surgido de las clases impartidas en el local de la asociación.
Antes de esta actuación, en la primera noche de fiestas, se eligió a los reyes y reinas de las fiestas y se hizo un homenaje a Leonor Alcántara, pregonera de la feria; ella, por su parte, leyó ante los presentes un emotivo poema dedicado a El Rinconcillo:
A mi pueblo, El Rinconcillo

Quiero decirte, Rinconcillo,
que aunque he estado lejos, te siento.
Y quiero que el viento te lleve
mi poema, mi alegría y mi lamento.
Te digo a ti, Rinconcillo,
que estás en el alma mía,
que cuando venía a visitarte
contaba las horas del día.
Hay veces que soñé contigo,
con la casa del monte, con mi tierra y sus gentes.
Soñaba con sus prados, sus árboles y flores.
Soñaba con sus canciones, sus comidas y olores.
Soy muy feliz cuando pienso
en los años que pasé aquí.
Aquí se encuentran mis raíces
y mis primeros años hasta que partí.
Salí de ti durante muchos años,
pero siempre te fui recordando
a mi familia y amigos,
a los que ya se fueron y a los que han quedado,
a los que siempre he querido y a los que siempre he estado añorando.
Por eso ahora que he regresado
puedo decirte que me alegro
y aunque no he residido en ti durante muchos años,
siempre te he llevado en mi pensamiento.
Quisiera ser un poeta
para escribirle más prosas a mi pueblo
y poder contar muchas más cosas
que jamás otros vieron.
¡Así que escúchame, Rinconcillo!
Te repito, eres mi pueblo.
Yo nací dentro de ti
y en ti voy a vivir de nuevo.
Y es por todo eso, Rinconcillo
que te digo a los cuatro vientos:
yo soy parte de ti
y, por eso, yo te quiero.