Talento y trabajo


“El verdadero artista es el que tiene los pies en el suelo y el corazón en el escenario”.
Desde que era muy pequeña, la arrecifeña Cristina Grande tenía claro qué era lo que más le gustaba en el mundo: bailar. Sevillanas, flamenco, danza oriental, funky... amante de todos los estilos, sabe que, ante todo, no quiere dejar de aprender. Actualmente, esta joven de veinte años estudia el Bachillerato de Artes Escénicas para poder acceder a los estudios de Arte Dramático y, además, canta en eventos y organiza animaciones.
Cristina, ¿cuándo comenzaste a bailar?
Llevo bailando desde los tres años. Empecé con sevillanas, en la academia: primero estuve aprendiendo con Alfonso Gálvez y luego con Chari Jiménez.
¿Has bailado otros estilos?
Sí, me encanta el mundo del baile. Estuve en el conservatorio de danza tres años haciendo ballet, desde los ocho a los once años, pero tuve que dejarlo por problemas, me mareaba. Durante algún tiempo no pude bailar, pero después continué con otros estilos: empecé danza del vientre, el funky también me gusta mucho... todo tipo de baile.
¿Y flamenco?
Sí, claro. Del flamenco, todo: rumba, alegrías...
En todos estos estilos, ¿eres autodidacta?
Di clases de danza del vientre en unos talleres en el colegio, yo me apuntaba a todos los talleres. Luego siempre he seguido en mi casa.
¿Dónde has actuado?
Estuve en el programa 'Veo Veo' hace unos cuantos años. Luego he actuado en los sitios donde me han llamado: ferias, verbenas, actuaciones privadas... Es durillo el mundo este pero vas evolucionando.
¿Hay alguna actuación que recuerdes con especial cariño?
Sí, cuando volví a bailar después de esos dos años en que no pude hacerlo por los mareos. Fue en mi pueblo, en la feria de 2012. La gente estaba muy atenta porque claro, tenía miedo de que me volviera a desmayar; es que cuando me pasó por primera vez fue bailando en el escenario. La gente me apoyó mucho, me regaló un ramo de flores...
¿Hay algún estilo que te guste y que no hayas probado todavía?
Pues quiero aprender todo lo que sea posible. Me gusta todo, pero lo que más el flamenco, lo vivo mucho más.
¿Qué bailarín o bailarina te ha inspirado?
Sara Baras.
Respecto al arte dramático, ¿a qué te gustaría dedicarte?
Aún no lo sé, pero los musicales me encantan, se juntan baile e interpretación. Además, me gusta mucho cantar; lo descubrí hace poco, empecé con doce años. La gente me preguntaba por qué no me presentaba, pero siempre he tenido, no miedo escénico, pero sí al rechazo.
¿Qué estilos musicales te gustan más?
El flamenco y el pop inglés me encantan.
¿Has cantado en público?
Sí, en las ferias. Por ejemplo, en la de Córdoba estuve en un concierto benéfico... Donde me llaman. También me presenté al casting del programa de Juan y Medio 'Menuda Noche' cuando tenía once años, pero con esa edad era ya difícil entrar y me quedé en las puertas. Reconozco que tengo que presentarme a más, tengo que dar el paso. Quiero apuntarme al casting de 'La Voz', pero tengo ese miedo al rechazo, me gustaría ir preparada.
¿Vas a recibir clases de canto?
Sí, pero ahora lo primero es encontrar trabajo y sacar mis estudios; por ahora, esto es un hobby.
Tu trayectoria, ¿ha sido reconocida?
He ganado casi una centena de premios en certámenes de sevillanas; por ejemplo, gané el concurso nacional de aquí en 2009.
¿Con qué ayuda has contado en este tiempo?
La máxima, de mi familia. Siempre me han apoyado dándome ánimos, diciéndome que este mundo es así, que es muy difícil, pero si yo quiero y tengo interés puedo llegar adonde quiera.
¿Hay alguien a quien quieras dar las gracias?
A mi familia, a mis amigos, y a mi pareja que también me apoya mucho.

“El alma del filósofo habita en su cabeza; el alma del poeta, en su corazón; el alma del cantante reside en su garganta. Pero el alma de la bailarina, tiene su morada en todo su cuerpo”
Gibran Khalil Gibran, poeta libanés